Si te encuentras en los trámites para comprar una vivienda este artículo te interesa  ya que, el Registro de la Propiedad te permite acceder a una variedad de información necesaria para llevar a cabo este tipo de trámites. Te recomendamos continuar la lectura para que conozcas todos los detalles.

¿Qué es el Registro de la Propiedad?

Lo primero que necesitas saber es que el Registro de la Propiedad es un registro público que tiene como finalidad la inscripción del dominio y otros derechos reales sobre un bien inmueble. En España, los Registros de la Propiedad dependen del Ministerio de Justicia.

Este registro es fundamental cuando se va a comprar una vivienda. Se debe acudir a este para pedir la nota simple de titularidad y cargas. Este trámite permite conocer si el vendedor de la propiedad ha sido el único titular, si existen cargas, hipotecas, embargos, etc.

¿Cómo conocer a qué Registro de la Propiedad acudir?

En España, se realiza una división territorial por circunscripciones los cuales se les conoce como distritos hipotecarios; a los cuales se les asigna un Registro de la Propiedad los cuáles son administrados por un Registrador de la Propiedad. Si quiere conocer a qué Registro acudir puede visitar la web oficial del registro. Allí está disponible un directorio completo con los Registros de la Propiedad de todo el país. Además, se incluye un mapa que incluye la localización por comunidad y provincia. De manera sencilla y rápida puede conocer el Registro correspondiente según la ubicación de la propiedad.

¿Cómo consultar el Registro de la Propiedad?

La manera más sencilla y rápida de hacerlo es a través de la nota simple registral. De hecho, esta es la más habitual, ya que, este documento que expide el Registro de la Propiedad contiene la información necesaria como por ejemplo, indica todo lo referente al propietario y a la propiedad o inmueble como tal.

Este documento indica si tiene cargas, hipotecas, embargos, etc y también permite conocer si existen limitaciones o restricciones que puedan afectar a los titulares. Por lo general, los bancos y entidades financieras suelen aceptar la nota simple para acreditar una propiedad o su situación de cargas así como también se acepta en el estudio para conceder una hipoteca. Esto es aceptable siempre y cuando se trate de operaciones sencillas y comunes. Ahora bien, también existe la opción de pedir una certificación registral. Esta certificación permite conocer si un documento se presentó o no en el Registro.

Tipos de Certificaciones

Existen diversos tipos de certificaciones, por ejemplo, la categoría especial se expide con fines judiciales o administrativos específicamente en lo relacionado a procedimientos de ejecución cuando existe impagos de deudas. Por lo que tiene un efecto jurídico, incluso, sirve para alertar sobre una posible subasta de una propiedad; tanto a los dueños como a los titulares de derechos.

Por otra parte, la certificación puede ser literal, una transcripción completa de uno o varios asientos o, una inscripción del historial de una propiedad. Ahora bien, hay que recordar que todos los asientos registrales se encuentran protegidos por la Ley de Protección de Datos, por lo tanto, no se suministra ningún dato o información sensible, precio u otra información sobre la propiedad.

¿Cómo pedir una certificación?

Una certificación se puede pedir de forma directa en el Registro de la Propiedad. Otra alternativa es hacerlo a través del sitio web del Colegio de Registradores. El cual contiene un portal fácil y sencillo para realizar este tipo de solicitudes en poco tiempo y desde la comodidad de su hogar.

Para poder hacerlo de forma online se necesita ser un usuario abonado del servicio. En caso de ser un usuario no habitual, es necesario identificarse a través de firma electrónica. Al pedir la certificación surge una pregunta muy habitual, si es necesario pedir cita en el Registro de la Propiedad.

A este respecto debes saber que las citas previas solo aplican en 4 tipos de sedes:


●  En el Colegio de registradores

●  En los Decanatos Territoriales


●  En los Registros de la Propiedad

●  En los Registros Mercantiles y de Bienes Muebles y en las Oficinas Liquidadoras

En el Registro de la Propiedad online se pueden realizar consultas y gestiones de otros trámites. Por ejemplo, pedir una nota simple, una certificación, notas de localización, entre otros. De hecho, las funciones del Registro de la Propiedad abarca todos aquellos actos que involucran o afectan una propiedad así como los derechos reales sobre la misma.

Tanto si se trata de una propiedad con titularidad pública o de titularidad privada. Otra de sus funciones se relaciona con las concesiones administrativas y bienes de dominio público. En general, el Registro de la Propiedad garantiza seguridad jurídica a los derechos inscritos. Además, favorece la seguridad en diferentes transacciones.

De la misma manera, agiliza el tráfico jurídico y permite reducir costes de transacción. Así mismo, el Registro de la Propiedad se encarga de hacer públicos los hechos, actos y derechos inscritos a fin de que la información esté disponible de forma transparente para quienes tengan legítimo interés en conocerlos.

Consulta en el Registro de la Propiedad

La consulta en el Registro de la Propiedad se puede realizar de forma online, fácil y sencillamente sin necesidad de acudir de forma presencial al Registro o esperar el turno para ser atendido. La consulta en el Registro permite conocer toda la información de una propiedad teniendo la garantía de que se trata de información fiable, transparente y segura. Por lo tanto, puede tener toda la información relacionada a una propiedad, especialmente si se encuentra en el periodo de posible compra. Esto se puede hacer a través de la nota simple, siendo este un documento oficial que expide el Registro de la Propiedad.También se pueden realizar otras consultas de forma online con solo completar un formulario de solicitud online. De la misma manera, se debe abonar la tasa correspondiente al momento de realizar dicha solicitud. Ahora ya sabe cómo consultar el Registro de la Propiedad de forma rápida, sencilla y segura.